Síntomas y tratamiento de la neumonía en gatos

Síntomas y tratamiento de la neumonía en gatos

El aparato respiratorio de los gatos, al igual que el de los humanos, se compone de una serie de órganos, cada uno de los cuales tiene una función esencial para su bienestar. Las enfermedades que afectan a alguno de estos órganos, generalmente el pulmón, son comunes, y la neumonía en gatos es una de ellas.

La rinotraqueitis felina, más conocida como gripe felina, es una enfermedad de origen vírico muy contagiosa. Varios estudios han demostrado que puede permanecer en secreciones hasta siete días. En cuanto a los síntomas, los más frecuentes son estornudos, tos, dificultad para beber y para comer, y secreción nasal y ocultar.

¿Cuáles son los síntomas?

Cuando la gripe felina no se trata a tiempo se puede agravar, dando lugar a la neumonía en gatos, que puede poner en serio riesgo a todo el sistema respiratorio. Los alveólos pulmonares se inflaman y si el animal no recibe asistencia veterinaria urgente puede morir. Por lo tanto, lo más importante es detectar la enfermedad a tiempo para evitar la progresión y las graves consecuencias que puede tener.

Los síntomas de la neumonía en gatos son muy similares a los que podemos sufrir cualquiera de nosotros: dificultad respiratoria, respiración rápida, tos húmeda, fatiga, cansancio y secreción nasal. Además, es normal que el animal se encuentre sin apetito y aletargado.

Tratamiento de la neumonía en gatos

Cuando se diagnostica la neumonía en gatos, los objetivos son dos: eliminar el virus y controlar los síntomas. Lo más importante es que la enfermedad no progrese para evitar posibles complicaciones.

El tratamiento más habitual incluye la administración de antibióticos si el origen es bacteriano en lugar de vírico, de broncodilatadores para expandir las vías respiratorias y de mucolíticos para que los animales puedan expulsar las secreciones de forma más sencilla.

¿Es necesaria la hospitalización? Únicamente en los casos más graves, que requieran tratamiento intravenoso intensivo.

En cuanto a los cuidados que debemos dar a nuestra mascota en casa, lo más importante es que el ambiente esté húmedo. Además, la cama y el arenero del gato deben estar ubicados en sitios cálidos y tranquilos. Por supuesto, la alimentación debe ser la adecuada para aumentar las defensas y así acelerar el proceso de recuperación.

Por último, queremos señalar que la neumonía en gatos no es tan frecuente como en perros. En cualquier caso, es importante estar atentos a los síntomas.

Fuente: okdiairo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.