Fundación Vidanimal

26 enero 2022

No hay comentarios

Casa Noticias

Los perros saben distinguir diferentes lenguajes, según los expertos

Los perros saben distinguir diferentes lenguajes, según los expertos

Los perros sienten el dolor humano y tratan de consolarnos

Si enseñas a un perro a sentarse, ya sea que digas ‘sit’ o ‘siéntate’, es probable que se aprenda la directriz y responda a ella. Probablemente no pienses que entiende tu idioma (a pesar de las onomatopeyas, las mascotas ladran igual, y no difieren mucho sean chinas, malayas o españolas). Sin embargo, si te mudaras a otro país y te llevaras a tu can, es probable que tenga dificultades para entender las órdenes de los lugareños, por lo menos eso asegura un nuevo estudio.

Las resonancias magnéticas revelaron que los cerebros de los perros pueden distinguir entre idiomas familiares y no familiares, lo que los convierte en los primeros animales (y hasta ahora los únicos) que pueden distinguir esas diferencias entre lenguajes, informa ‘Live Science’. La investigación, publicada en diciembre, se realizó por casualidad prácticamente, cuando la neurobióloga Laura Cuaya (autora principal) se mudó de México a Budapest con su perro Kun-kun.

«Nos dimos cuenta de que la gente en Budapest era muy amigable con los perros y se acercaba a Kun-kun a hablar con él. Me preguntaba si notaba que hablaban en un idioma diferente», explicó la investigadora. Se sabe que las personas, incluso los bebés preverbales, notan la diferencia. Ella y su equipo entrenaron a 18 perros (incluido el propio) para que permanecieran inmóviles en una máquina de resonancia magnética para que los investigadores pudieran escanear sus cerebros. Mientras eso sucedía, reproducían tres grabaciones diferentes: una lectura en español de «El Principito»; una lectura húngara del mismo libro, y una serie de ruidos humanos que no se parecían en nada al habla. Todos los perros habían estado expuestos a solo uno de los dos idiomas, lo que significa que uno les era familiar y el otro no.

Una convivencia milenaria

Los escáneres cerebrales sugirieron que los perros no solamente podían distinguir claramente entre lo que era un lenguaje y lo que no, sino que también reaccionaron de manera diferente a los idiomas familiares y desconocidos. Sospechan que la corteza auditiva primaria y la corteza auditiva secundaria en los cerebros de los canes (ambas ubicadas dentro de la corteza temporal que se encuentra aproximadamente al nivel del oído en el cráneo) permiten que los perros procesen el habla en dos pasos, lo que se conoce como «procesamiento jerárquico». La corteza auditiva primaria detecta si un sonido es habla o no, entonces, la corteza auditiva secundaria diferencia entre un idioma familiar y uno desconocido.

Cuanto mayor es el perro, más facilidad tiene para distinguir un idioma que le es familiar, probablemente porque ha estado más tiempo de su vida expuesto a él

«Cada idioma se caracteriza por una serie de regularidades auditivas. Nuestros hallazgos sugieren que, durante su vida con los humanos, los perros captan las regularidades auditivas del lenguaje al que están expuestos», indicaron fuentes del estudio.

Durante los experimentos, los investigadores también encontraron que los perros que eran más mayores mostraban más actividad en la corteza auditiva secundaria del cerebro, lo que indica que tenían más facilidad para diferenciar los idiomas familiares y desconocidos que aquellos perros más jóvenes. Cuya concluyó que se debía a que habían tenido más tiempo y oportunidades de escuchar a los humanos mientras hablan.

Saber que un cerebro no humano puede distinguir entre dos idiomas “es emocionante”, ha confesado la investigadora. Esto revela que la capacidad de aprender sobre las regularidades de un lenguaje no sería exclusivamente humana, aunque aún no se sabe si es una particularidad de los perros o si existe en otras especies. Es posible, según otro de los autores, que “los cambios cerebrales producidos por las decenas de miles de años que los perros llevan conviviendo con los humanos los hayan convertido en mejores oyentes del lenguaje, pero no es necesariamente así”, por lo que aún habrá que averiguarlo.

Lo que hace especiales a los perros es que no necesitan ser entrenados para distinguir entre los idiomas humanos, probablemente debido a la domesticación

Sean los únicos o no, lo que hace especiales a los perros es que no necesitan ser entrenados para distinguir entre los idiomas humanos. «Sus cerebros detectaron la diferencia de forma espontánea, quizás debido al proceso de domesticación», dijo la investigadora. «Si bien es posible que muchas especies puedan distinguir entre los idiomas humanos, los perros son uno de los pocos que están interesados ​​​​en escucharnos». Aunque estaba un poco sorprendida por los hallazgos, también llegó a la conclusión de que muchas personas subestiman lo astutas que pueden ser estas mascotas.

Fuente: elconfidencial.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.