El peligroso hábito de tener monos como mascotas en América Latina

El peligroso hábito de tener monos como mascotas en América Latina

Desde el sur de México hasta el norte de Argentina se pueden encontrar 217 especies de primates de las 705 que hay en el mundo. Solo en Brasil —país que alberga el 20% de las especies globales—, hay 153 tipos de primates, 60% de ellas endémicas.Pese a que estos animales están en su hábitat natural, el 40% corre peligro de extinción. Pero ese no es el único desafío que enfrentan: la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza advierte que hasta un 70% de los primates latinoamericanos tiene poblaciones que están disminuyendo. Por ello en el futuro, el 70% estará amenazado de extinción.

Ellos, que están adaptados a vivir en los árboles y en grupos, son especialmente susceptibles a la pérdida de bosques y selvas, a las especies invasoras, enfermedades virales y a la caza furtiva. Entre los fines con que se comercializan, está la venta de monos como mascotas, que junto a las aves y los reptiles, son los animales silvestres más requeridos para el cautiverio doméstico.

Además de ponerlos en peligro, tener estos animales en casa es una actividad ilegal, representa una vulneración a sus derechos, y un riesgo para la salud humana.Te explicamos por qué a través de casos en Argentina, Colombia y México.

Un mono encerrado en un armario en Argentina

En los primeros días de diciembre la Policía argentina allanó una casa en el barrio porteño Belgrano, donde encontró dentro de un armario, sin luz, agua, ni ventilación, a un mono aullador negro y dorado (Alouatta caraya). Se trata de una especie protegida, es ilegal tenerla de mascota. Según la prensa local, el mono tenía signos evidentes de maltrato.

El animal, llamado ‘Coco’, tiene al menos 5 años y tetraparesia, una atrofia muscular que le impide moverse dinámicamente. Ahora estará al cuidado de la organización Pájaros Caídos, y las personas que lo mantuvieron cautivo fueron judicializadas.»Recordamos que la tenencia de animales silvestres es una actividad ilegal, y representa una forma violenta de relación con la naturaleza», denunció la Asociación de Primatología Argentina (APRIMA) en un posteo en Instagram.»Retirar a un animal de su entorno natural, o participar en alguna de las instancias de esta cadena de tráfico y comercialización de fauna, es una violación a sus derechos», explican. También piden a la sociedad que si son testigos de una situación irregular, denuncien. «No seas parte de esta cadena de maltrato».

En Colombia, un mono rescatado en viaje

En una carretera de La Guajira (norte), las autoridades colombianas rescataron a un mono aullador que iba a ser vendido como mascota, un espécimen exótico parte de la población autóctona de primates del país.

El mono fue revisado por veterinarios y se encuentra en un proceso de recuperación, para posteriormente ser devuelto a su hábitat natural.El Grupo Especial para la Lucha contra el Maltrato Animal de la Fiscalía General de la Nación recordó que «capturar, vender, comprar o transportar fauna silvestre genera graves consecuencias físicas y emocionales a los animales».

Un cantante con una «mascota» exótica en México

El cantante mexicano de mariacheño Christian Nodal, el prometido de la cantante de pop Belinda, fue denunciado por haber comprado un mono araña bebé. Podría enfrentar hasta nueve años de prisión, y una multa de 18.000 dólares.A mediados de septiembre, el intérprete de De los besos que te di, anunció en Instagram que había recibido en su casa a la «princesa» Piaf. En realidad, se trataba de un mono araña bebé, un animal protegido por la Procuraduría de Protección al Ambiente (PROFEPA).

El movimiento animalista mexicano Voluntarios Informados hizo un llamado a las autoridades para que actúen en consecuencia y en contra de los responsables que propiciaron la compraventa del animal.También así lo hizo la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México. Su presidente, Eduardo Zazueta, dijo a la prensa local que: «detrás de cada mono araña o saraguato capturado, traficado y poseído, existe una historia de sangre y de sufrimiento animal, humano y de destrucción de nuestros ecosistemas».

Además de ser dañina y poner en riesgo a su especie, la tenencia de animales silvestres en el hogar, cualesquiera que sean las condiciones, representan un grave riesgo para la salud humana. Cuando los animales están fuera de su hábitat se estresan, cambian su comportamiento y pueden agredir a sus captores. Además, pueden contagiar diferentes enfermedades como la rabia, psitacosis, salmonelosis y males parasitarios como la toxocariasis, entre otros.

Fuente: mundo.sputniknews.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *