¿Son los perros pequeños más agresivos que los grandes?

¿Son los perros pequeños más agresivos que los grandes?

Seguro que alguna vez te has encontrado por la calle, o incluso paseando a tu mascota, uno de esos perros pequeños que son muy estridentes o reactivos. Los perros de raza pequeña tienen mala reputación y en muchas ocasiones se justifica su comportamiento agresivo, o poco sociable, con su tamaño. ¿Es esto cierto? ¿Es sólo un mito? El comportamiento agresivo en los perros puede incluir ladridos, gruñidos y mordiscos. Estos gestos son parte de la sociabilización y comunicación canina normal y también ocurren en situaciones no agresivas, por ejemplo durante el juego. Pero si el comportamiento agresivo se vuelve excesivo, esto puede convertir al perro en una amenaza para los humanos y otros animales. Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Helsinki, que ha analizado datos de más de 9.000 perros, ha concluido que el miedo es uno de los factores que está más relacionado con el comportamiento agresivo, sobre todo en perros pequeños.

“Es importante comprender los factores que subyacen en el comportamiento agresivo de una mascota. ¿En qué tipo de circunstancias ocurre el comportamiento agresivo y cuál es el motivo del perro para tal comportamiento? En los perros de familia, el comportamiento agresivo no es deseado, mientras que se espera que algunos perros de trabajo tengan la capacidad de agresividad. Al mismo tiempo, la agresividad puede ser causada por problemas de bienestar, como el dolor crónico”, explica la investigadora doctoral Salla Mikkola de la Universidad de Helsinki.

“El miedo de los perros tenía un fuerte vínculo con el comportamiento agresivo, y los perros miedosos eran muchas veces más propensos a comportarse de forma agresiva. Además, los perros mayores tenían más probabilidades de comportarse de forma agresiva que los más jóvenes. Una de las posibles razones detrás de esto puede ser el dolor causado por una enfermedad. El deterioro de los sentidos puede contribuir a que sea más difícil notar que las personas se acercan, y las respuestas de los perros a situaciones repentinas pueden ser agresivas”, agrega Mikkola.

¿Los perros pequeños son más propensos a comportamientos agresivos?

Los perros pequeños tienen más probabilidades de comportarse de forma agresiva que los perros medianos y grandes, pero su comportamiento agresivo no se considera necesariamente tan amenazante como el de los perros grandes. En consecuencia, no se aborda su comportamiento. Además, generalmente los perros de talla pequeña están más consentidos por parte de sus dueños que uno de talla grande. Esto puede provocar un trastorno en la conducta que se produce por la educación inadecuada del animal, ya que los dueños aceptan comportamientos que no tolerarían en perros de raza grande o mediana. Esta alteración de la conducta tiene nombre: el Síndrome del perro pequeño.

¿Qué es el Síndrome del perro pequeño?

El Síndrome del perro pequeño se define como las conductas inadecuadas consentidas que perjudican la sociabilidad de los perros de talla pequeña convirtiéndolos en animales temperamentales y agresivos. En definitiva, un síndrome que los canes desarrollan por ser tratados como seres humanos. Esta falta de una adecuada educación canina posee unos patrones comunes y con adiestramiento y perseverancia puede revertirse y eliminarse.

Consecuencias del Síndrome del perro pequeño

Las secuelas más comunes del Síndrome del perro pequeño y su relación con la mala educación y falta de disciplina comparten un patrón común en la mayoría de perros de talla pequeña que lo padecen. Entre ellas destacan:

  • Ladridos fuertes y enérgicos sin motivos
  • Enfrentamiento a otros perros
  • Problemas de socialización
  • Rivalidades (con otros animales y con miembros de su familia humana)
  • Pedir comida continuamente
  • Convivencia dificultosa
  • Paseos dificultosos
  • Desobedecer órdenes

Cómo evitar el Síndrome del perro pequeño

Evitar el Síndrome del perro pequeño es sencillo si se aplica una educación basada en normas desde que son pequeños, ya que, como a las personas, les es mucho más fácil asumirlo y aprender a comportarse si se les educa desde temprana edad.

De esta manera, si tu perro es desobediente en casa debes enseñarle a ser disciplinado y a que no debe subirse al sofá de forma bruta ni ladrar sin motivo. Si el problema está en la calle debemos inculcar a nuestro perro desde pequeño el hecho de no tirar de la correa y también la norma de ir a la par, nunca por delante al caminar.

Establecer normas, regañar si es necesario y mostrar que existen límites son los elementos clave para que los perros aprendan a socializar y vivir en comunidad, de la misma forma que lo son premiar y dar caricias para que sepan que se están comportando de forma correcta.

El comportamiento agresivo de distintas razas de perros

Para los autores del estudio sobre la agresividad en los perros, las diferencias en la agresividad de las razas de perros pueden apuntar a una causa genética. “En nuestro conjunto de datos, el collie de pelo largo, el caniche (toy, miniatura y mediano) y el schnauzer miniatura eran las razas más agresivas», apunta el profesor Hannes Lohi, de la Universidad de Helsinki.

Fuente: informacion.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *