|
EnglishGermanSpanish

Mascotas: a ellos también les duele la cabeza (y así podemos evitarlo)

Mascotas: a ellos también les duele la cabeza (y así podemos evitarlo)

No, nuestras mascotas no sufren estrés por los problemas en la oficina o alteraciones de sueño (no como las que vivimos los humanos, en cualquier caso), pero no por eso están libres de padecer molestos dolores de cabeza. La diferencia es que nosotros podemos avisar y buscar algo que nos alivie. Ellos no. ¿Cómo podemos darnos cuenta entonces?

Aunque no puedan decirnos lo que sienten, sí tienen maneras de comunicarnos su malestar. ¿Cómo darte cuenta? Las señales pueden variar y dependen cada caso. Por ejemplo, pueden presionar el cráneo contra la pared; reaccionan exageradamente o agresivamente cuando se les toca la cabeza o el cuello; se muestran decaídos; se quejan cuando lo quieres cepillar; sacuden mucho la cabeza; parpadean con más frecuencia; o buscan refugio en lugares oscuros y tranquilos. En casos extremos, hasta presentan vómitos, fatiga desmesurada e incluso falta de coordinación.

Como ves, la cosa es seria. Si notas en su rostro una expresión triste y los ánimos bajos, podría tratarse de una dolencia vinculada a este malestar. Nuestras mascotas podrían volverse antisociales y aislarse, incluso pueden perder el apetito o lamerse en exceso. Debemos estar muy atentos ya que suelen presentarse varios síntomas juntos.

¿Por qué surge el dolor de cabeza? Este suele producirse por la elevación de la presión intracraneal y ocurre por diferentes motivos, que dependerán de cada situación. Por eso, ni bien notes que tu mascota siente dolor, lo recomendable es llevarla a una consulta. Nunca la mediques, pues los fármacos que pueden aliviarnos a nosotros del malestar podrían intoxicarla y poner en peligro su vida.

Es probable que en el chequeo veterinario se te pida realizarle análisis o pruebas complementarias para determinar qué está produciendo el dolor y tratar la situación. Como es difícil saber la causa desde el comienzo, lo mejor será prestar atención a los resultados de estas pruebas.

Lo primordial es que no le restemos importancia a este malestar. Muchas veces los dolores de cabeza van asociados a situaciones como problemas dentales, lesiones causadas por accidentes, inhalación de ambientadores, cambios hormonales, hambre, exceso de calor, estrés o miedo. Pero también pueden ser señales de envenenamiento o alertar de enfermedades neurológicas graves. Estemos altertas.

Fuente: elcomercio.pe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishGermanSpanish