Fundación Vidanimal

07 mayo 2020

No hay comentarios

Casa Noticias

La dependencia del turismo pone en peligro el bienestar de los elefantes cautivos

La dependencia del turismo pone en peligro el bienestar de los elefantes cautivos

Los elefantes cautivos están sumamente arraigados en la industria turística. A pesar de las preocupaciones éticas del uso de elefantes en el turismo, esta práctica puede resultar muy rentable y, en condiciones normales, las ganancias alcanzan para financiar el mantenimiento de estos animales. Pero, ¿qué pasa si de un momento a otro dejan de venir turistas?

Coronavirus y el turismo

En un contexto en el que el mundo entero está luchando contra la pandemia del COVID-19, el desplazamiento humano se ve altamente restringido, lo que impacta directamente a la industria de viajes. Los vuelos internacionales se reducen en más del 50%, los hoteles y las industrias de servicios comienzan a tener problemas financieros, y los destinos vacacionales quedan desiertos.  

Tailandia ha sido uno de los países con más afectaciones, ya que muchas atracciones turísticas han estado vacías durante días. A su vez, los centros de turismo donde residen los elefantes han cerrado, despedido a miles de empleados y tienen muchos problemas para cuidar a sus más de 2,000 elefantes. Sin duda hay una necesidad urgente de ayuda en este momento, pero muchos se preguntan cómo se llegó a esto en primer lugar.

elefante_coronavirus_tailandi

Como resultado de la pandemia de coronavirus, los elefantes cautivos como estos están en peligro. 

Los orígenes del turismo de elefantes en cautiverio

Hace más de 30 años, la industria del turismo de elefantes surgió debido a que estos animales ya se empleaban en la industria de tala de árboles para cargar troncos. Sus dueños queriendo ganar más dinero con ellos, idearon poner a sus elefantes como atracciones turísticas. Sin embargo, como hemos descubierto anteriormente, debido a la reproducción descontrolada de elefantes para el turismo comercial, hoy en día hay más de estos gigantes cautivos que en la década de 1990 después de la prohibición de su uso en la tala de árboles. 

Los elefantes no están hechos para una vida en la industria del turismo. Por su tamaño, fuerza e inteligencia, sus captores recurren a prácticas inhumanas como el encadenamiento, el entrenamiento cruel y los castigos severos para que puedan entretener a la multitud de visitantes de todo el mundo que solían venir a verlos.

El riesgo para los turistas

Sumado a lo anterior, también existen riesgos para los visitantes. Los elefantes pueden contraer tuberculosis de los humanos y pueden transmitir la enfermedad a personas no infectadas a través del contacto físico. Hace tan solo dos años, diez elefantes de turismo en el Fuerte Amber en India dieron positivo por tuberculosis. La detección de la tuberculosis resulta ser complicada y muchas veces no es certera, por lo que los riesgos reales para la salud son difíciles de determinar, pero los resultados pueden tener graves consecuencias. 

Y no solo es la tuberculosis, también puede haber otras enfermedades. Se cree que alrededor del 70% de las enfermedades infecciosas zoonóticas se originan en animales silvestres y al estar ellos cerca de los humanos se incrementa el riesgo de infección. La pandemia del COVID-19 ha demostrado que todos deberíamos evitar la manipulación de animales silvestres.

La difícil situación de los cuidadores de elefantes

Poner a los elefantes que se caracterizan por ser animales complejos, inteligentes y en peligro de extinción a la voluntad de una industria comercial vulnerable a las fluctuaciones económicas es algo inaceptable, inhumano y que además afecta a las personas. Los mahouts, los cuidadores de los elefantes, viven en una constante desventaja por sus empleos de bajo salario y alto riesgo. Nuestra investigación ha demostrado que más de un tercio de los mahouts tienen ahorros financieros muy pequeños y reciben un salario mínimo, a su vez que se exponen a constantes riesgos de lesiones graves, y a veces fatales, por su trato con los elefantes. 

Poniendo fin a esta cruel industria

Durante años, nuestra organización y muchas otras han estado abogando por la eliminación gradual del turismo de elefantes. Con todos los intentos de evitar la cría en cautiverio, reducir la demanda turística y la estricta prevención de la caza furtiva, esta generación de animales debería ser la última que sufra en cautiverio. 

Una eliminación gradual permitirá a sus dueños y demás personas que laboran en esta actividad cambiar a otros medios de vida, preservar las tradiciones sin depender de la crueldad y concentrar todos los esfuerzos en proteger a estas hermosas criaturas y permitirles vivir donde pertenecen, en la naturaleza.

elefante_coronavirus_tailandia

Tu apoyo puede ayudar a los elefantes como este a mantenerse alimentados durante este momento difícil.

Una necesidad urgente de ayuda

Los elefantes no deberían sufrir a causa de una industria que priorizó la ganancia financiera por encima del respeto por los animales. World Animal Protection intervendrá para ayudar, como lo hemos hecho en el pasado, pero necesitamos ver el desarrollo de políticas sólidas que se enfoquen en reducir el número de elefantes cautivos, y así asegurarse de una mejor atención para los pocos que permanezcan en cautiverio, así como políticas que también protejan a los que se encuentran en la naturaleza.

Fuente: worldanimalprotection

Tags :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *