Estudio revela cómo las mascotas promueven una vejez más sana

Sin duda, las mascotas son esos compañeros fieles y cariñosos que invaden el hogar de amor. Esa compañía que está ahí cuando se necesita en los momentos más difíciles, como una ruptura amorosa, un despido laboral, una tristeza o un mal momento del día, e incluso son los que están ahí para celebrar los triunfos y las alegrías de la familia. Sin embargo, lo que muchos no saben es que también son capaces de prolongar la vida de los adultos mayores gracias a su infinidad de virtudes.

“Los mayores de 70 años deben hacer una serie de ajustes en su vida, y por estar en un declinar fisiológico, el vínculo humano-animal se propone como una alternativa para mejorar su calidad de vida, ya que está basado en teorías de apoyo, apego social y biofilia (amor y conexión con la naturaleza)”, señala la fisioterapeuta Fabiola Moscoso Alvarado, profesora del Departamento del Movimiento Corporal Humano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional (UNAL), certificada como entrenadora de perros de servicio y en terapia y educación asistida en perros.

La experta, invitada a la sesión Beneficios del acompañamiento de mascotas en el adulto mayor, de la Cátedra Manuel Ancízar de la UNAL, hizo una revisión de publicaciones académicas relacionadas con los efectos positivos de los animales de compañía en los últimos cinco años, de los cuales resultaron 17 evidencias.

Los estudios analizan los beneficios cardiovasculares que puede traer la compañía de mascotas. Por ejemplo, tenerlas en el hogar estaría asociado con un menor riesgo de sufrir infartos o morir por este tipo de enfermedades; no obstante, se debe ser cuidadoso para manejar posibles alergias o males zoonóticos.

Además, otras investigaciones señalan que asistir a un grupo de entrenamiento básico de obediencia canina puede incentivar a los dueños de los perros a caminar más y sentarse menos, lo cual contribuye a una mayor movilidad y un mejor estado físico.

Por otro lado, en el aspecto psicosocial, algunas de las investigaciones exploradas por Moscoso evidencian que tener mascotas contribuye a mitigar la sensación de soledad y a prevenir la depresión, ya que sus dueños las consideran como una importante fuente de compañía y apoyo social.

Según la profesora, aunque lo ideal es que los adultos mayores mantengan sus actividades, no se puede evitar el declive fisiológico natural, por lo cual los animales de compañía resultan una buena alternativa que los ayuda a generar afecto, los mantiene ocupados y los distrae; además, son un vehículo de expresión del afecto, que suele faltar cuando las personas se encuentran totalmente solas.

Moscoso señala que “antes de pensar en llevar una mascota al hogar, es importante que haya afinidad por los animales. Se deben tener en cuenta las características de cada especie y raza, pues esto influirá en que su compañía tenga efectos positivos o negativos en los humanos”.

Fuente: semana.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.