Fundación Vidanimal

18 julio 2020

No hay comentarios

Casa Noticias

El maltrato animal ya no es invisible pero pocos denuncian

El maltrato animal ya no es invisible pero pocos denuncian

Hace tiempo que el maltrato hacia las mascotas y los animales domésticos o los que se encuentran abandonados en las calles se instaló en la sociedad como tema de interés y preocupación.

Fue a través de los sucesos más trascendentes, conocidos gracias a los medios, como el del cachorro Chocolate, ocurrido en 2017 en Córdoba.
En nuestra región, los de mayor repercusión fueron los casos de Samira, en 2018 en Cipolletti; Bigote del barrio San Lorenzo Sur de Neuquén, en enero de 2019; Estelita, en 2019 en Fernández Oro; Lolita, la cachorra pitbull en 2018 de Allen (la causa sigue en trámite judicial); el perro en el centro de Bariloche, también en enero de este año y, en Neuquén, el más reciente, el del pitbull que incluso llegó al programa televisivo del Canal 9, Pocas Pulgas conducido por Leo Montero. Varios de estos terminaron en la muerte del animal.

Sus relatos estremecedores trascendieron porque existió una causa judicial. Sin embargo aunque se percibe que las cifras aumentan, la mayoría de las personas que se enfrenta a un hecho de maltrato a animales, no lo denuncia, sea por desconocimiento, omisión o miedo.

Ya en la justicia, a veces las denuncias y según como se encuadren, son derivadas dentro de lo que es la vulneración del derecho de la propiedad, con lo que quedan afuera aquellos animalitos que fueron víctimas de su propio cuidador responsable.

Sin embargo, la ley nacional 14346 de Protección Animal, vigente en todo nuestro país desde hace más de 60 años sanciona penalmente a toda persona que maltrate o haga víctimas de actos de crueldad a los animales.

La abogada pampeana Ivalú Turner, dedicada al derecho animal, explicó a “Río Negro” que la norma previene “el jurídico protegido que es la vida, la entidad física y psíquica del derecho del animal como víctima. Son sujetos de derecho porque por su condición de seres sintientes, capaces de experimentar dolor y placer, y por tanto, tienen intereses defendibles con derechos en nuestro ordenamiento jurídico”.

El ataque sexual
Otro aspecto, más oscuro por lo silenciado pero igualmente real, es el de los casos donde el maltrato al animal se combina con el abuso sexual. Como no hay cifras generales es difícil de cuantificar.

En Roca, la agrupación Sin Pirotecnia/ Sin Maltrato Animal informó que de cada 10 denuncias recibidas en su página, 7 son por maltrato y 3 corresponden a abuso y ataque sexual a animales.

En Regina, Luz Gómez, de la agrupación Almas Almas, asegura que el 80% de avisos en su portal se deben a actos de crueldad específica y ataques sexuales a animales, pero pocas son las personas que asumen el compromiso de una denuncia.

En Cipolletti, la arquitecta María Acosta apuntó que el 80 % de los rescates que realiza se originan en situaciones de maltrato o maltrato con violencia, y aseguró que el 20 % de los abusos sexuales a animales se producen en zonas marginales.

En Neuquén, desde 2018 existe una app AmVoz para denunciar casos de maltrato animal. Sus cifras son elocuentes: hasta el 30 de abril pasado y en los 40 días previos habían ingresado más de 120 denuncias. 15 hechos fueron derivados a la Unidad Fiscal de Delitos Ambientales y Leyes Especiales para tratar los delitos de este tipo y 5 a mediación comunitaria. Sin embargo alrededor de 100 denuncias fueron desestimadas porque los usuarios no completaron los requerimientos necesarios.

Guillermo Sandoval, integrante del IDA (instituto Derecho animal) de Neuquén aseguró tratar el cuidado y la protección de los animales desde el estado porque se considera parte de la ciudadanía.

Por otro lado la abogada Ivalú Turner aclaró que el abuso sexual del animal es un delito que se comete la mayoría de las veces intramuro. Considera que es muy alta la incidencia en el país y suele en muchos casos ir también de la mano con la violencia doméstica contra las personas.

En cuanto a los hechos de abusos en los animales, Turner explicó que “el abuso sexual en los animales no está previsto como delito específico en la ley 14346, y quienes tratan de modificarla hablan de zoofilia, término que según la letrada está mal empleado.

Según la abogada, el hecho debería ser descripto como abuso sexual con o sin penetración, y proteger la integridad física y psíquica de los animales no humanos.

Ley 14346 de Protección Animal

Sancionada y promulgada en 1954, reprime el maltrato y la crueldad contra los animales.

Considera maltrato: no alimentarlos en cantidad ni calidad; azuzarlos al trabajo con castigos innecesarios y dolorosos o en jornadas excesivas o si están enfermos; drogarlos.

Crueldad: vivisección sin fines científicos autorizados, mutilarlos, hacerles cirugías sin anestesia y sin título habilitante; experimentar con ellos de forma ilegítima y –luego– abandonarlos; causar la muerte de hembras grávidas cuando tal estado es patente; lastimar y arrollar animales intencionalmente, causarles torturas o sufrimientos innecesarios o matarlos por sola perversidad; realizar actos públicos o privados de riñas de animales, corridas de toros u otros, en que se los mate, hiera u hostilice.

El caso de “Chocolate”: el cachorro de labrador que fue torturado y luego falleció

La tortura y posterior muerte de un cachorro labrador llamado “Chocolate” fue un caso extremo de maltrato animal.

Ocurrió en 2017 en la ciudad cordobesa de San Francisco. El perro fue encontrado en una casa abandonada. Había sido despellejado en el cuello y en una pata y, pese a los cuidados que recibió, no sobrevivió. El autor, Germán Gómez, fue identificado y condenado en 2018 a un año de prisión condicional aunque la querella había pedido la pena efectiva.

Fuente: rionegro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *