Fundación Vidanimal

29 junio 2022

No hay comentarios

Casa Noticias

¿Cómo se trata la anemia en gatos?

¿Cómo se trata la anemia en gatos?

La anemia se refiere a una disminución de glóbulos rojos en el torrente sanguíneo. Los glóbulos rojos se producen en la médula ósea y son responsables de transportar oxígeno desde los pulmones a todos los tejidos y órganos del cuerpo. Hay muchos tipos diferentes de anemia, que pueden ser causados ​​por diferentes condiciones, por lo que no existe un tratamiento único. Sin embargo, la mayoría de los tipos son tratables… ¡así que siga leyendo para obtener más detalles!

La vida útil de un glóbulo rojo felino es de 70 días, que es corta en comparación con aproximadamente 120 días en humanos y perros. Además, los gatos también tienen un volumen de sangre relativamente bajo de 60 mililitros por kilogramo (ml/Kg) de peso corporal; en comparación con 90 ml/Kg en perros y 75 ml/Kg en humanos. Por estas razones, los gatos son propensos a desarrollar anemia; sin embargo, esta especie ha desarrollado mecanismos para hacer frente a un recuento bajo de glóbulos rojos. Por lo tanto, cuando se muestran signos clínicos, la anemia a menudo ya es grave.

¿Cuáles son los signos de la anemia?

Sin glóbulos rojos, se transporta menos oxígeno a los tejidos. Por lo tanto, el cuerpo se ralentiza y los gatos pueden parecer cansados, letárgicos o apáticos. El color de sus encías puede volverse más pálido de lo normal, blanco o, en ocasiones, amarillo. En un intento de entregar oxígeno más rápido, el corazón puede latir más rápido, lo que resulta en un aumento de la frecuencia cardíaca. 

Diferentes tipos de anemia

La anemia es una manifestación de un proceso de enfermedad y no una enfermedad específica en sí misma. Y existen múltiples causas posibles para una disminución de los glóbulos rojos. Estas causas se pueden dividir en tres grupos: anemia por pérdida de glóbulos rojos; destrucción de glóbulos rojos; o alteración de la producción de glóbulos rojos.

Tras identificar la anemia, tu veterinario intentará determinar el tipo de anemia, para luego llegar a un diagnóstico y establecer un plan de tratamiento.

Tratamiento de la anemia

Debido a que la anemia es una manifestación de un problema subyacente, el tratamiento está dirigido a corregir su causa y no existe una «talla única». 

La urgencia del tratamiento depende en gran medida de la rapidez con que se produzca la disminución de los glóbulos rojos. Si hay un descenso rápido, por ejemplo en un sangrado activo secundario a una lesión, el organismo no tiene tiempo de adaptarse a la falta de oxígeno y hay que instaurar un tratamiento urgente. Si la disminución fue lenta, por ejemplo, con sangre en las heces durante un período de tiempo más largo, el cuerpo tiene mecanismos para adaptarse a esto. Por lo tanto, el tratamiento generalmente no es una emergencia.

Independientemente de la causa de la anemia, las transfusiones de sangre pueden estar indicadas en casos críticos para ganar tiempo a los gatos mientras se realizan las pruebas de diagnóstico o la corrección del problema principal. Sin embargo, es solo una medida temporal, ya que no corrige el problema subyacente.

Pérdida de glóbulos rojos

  • Hemorragia aguda: si hay sangrado activo de una masa o como resultado de un trauma, esto debe controlarse, a menudo con cirugía, para que la anemia se corrija con éxito.
  • Hemorragia crónica: si el sangrado es leve y se ha producido durante un largo período de tiempo, por ejemplo, en casos de sangre en las heces o en la orina, úlceras en la boca o una gran infestación por pulgas, el problema principal (parásitos gastrointestinales o ulceración, enfermedad urinaria o parásitos externos) necesita ser controlado para que la anemia se resuelva.
  • Problemas de coagulación: hay varias causas de trastornos de la coagulación que pueden provocar una pérdida de sangre aguda grave o una pérdida de sangre más crónica. Estos deben abordarse y corregirse para que la anemia se trate de manera efectiva.

Destrucción de glóbulos rojos.

  • Anemia hemolítica inmunomediada: el sistema inmunológico de los gatos puede atacar a los glóbulos rojos como resultado de una enfermedad inmunomediada, como respuesta a la administración de medicamentos, presencia de parásitos en la sangre, cáncer o exposición a toxinas. Estos necesitan ser identificados y corregidos para un tratamiento exitoso de la anemia.
  • Intoxicación: la exposición a ciertas toxinas, como la cebolla, el ajo, el paracetamol, el zinc y los anticongelantes, puede provocar daños oxidativos en los glóbulos rojos. Si este es el caso, se debe identificar la exposición a la toxina y establecer el tratamiento adecuado para corregir la anemia.

Deterioro de la producción de glóbulos rojos. 

  • La producción de glóbulos rojos puede reducirse o detenerse por completo en casos de enfermedad de la médula ósea, enfermedad hepática y renal crónica, hipoadrenocorticismo, hipotiroidismo, deficiencia de hierro y otros procesos patológicos. Estos problemas deben descartarse y controlarse para corregir la anemia.

Notas para llevar a casa:

  • La anemia se refiere a la falta de glóbulos rojos circulantes en el torrente sanguíneo.
  • Es una manifestación de un problema y no una enfermedad en sí misma.
  • Los signos de anemia incluyen palidez, cansancio y náuseas.
  • El tratamiento se dirige a su causa y, por lo tanto, a menudo es necesaria una mayor investigación cuando se identifica anemia.

Fuente: vethelpdirect.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.