¿Cómo hay que tratar a un perro recién adoptado?

La adopción de un perro es algo muy serio y algo complicado en algunos casos, ya que tristemente hay animales con una terrible historia detrás que les hace muy complicado el volver a confiar en las personas.

Alessandra Montrucchio Beaus, de Son Marca Blanca, es una experta en rescates y adopciones caninas. Según afirma, “en los perros rescatados hay que diferenciar por edad, porque normalmente, y no siempre, si el animal es un cachorro, no ha sufrido el maltrato que pueden haber vivido perros más adultos”.

Recomendaciones

En líneas generales, Alessandra da una serie de recomendaciones que serán útiles en el momento de la llegada del nuevo miembro.

  • Todo animal necesitará un periodo de adaptación y más si es un perro adulto que está acostumbrado a vivir en otras condiciones.
  • Lo más importante es que la familia tenga clara la responsabilidad que supone adoptar un perro y que requerirá de mucha paciencia, implicación y perseverancia, siempre desde un punto positivo.
Perro en familia
Perro en familia Getty Images
  • Debemos visitar al veterinario lo antes posible y él nos informará de los tratamientos y vacunas que debemos administrarle, así cómo la colocación del chip.
  • La educación empieza desde el momento de la llegada y hay que enseñarle al perro las normas básicas que deberá respetar, como no morder las cosas de la casa o hacer sus necesidades fuera.
  • Las rutinas son fundamentales para acelerar el proceso de adaptación a su nueva vida. Debemos intentar que al menos los horarios de las comidas y los paseos sean a una hora similar sin que esto condicione la vida familiar.
  • Su nueva casa y el nuevo propietario se van a convertir en su hogar y el lugar donde se sentirá seguro y protegido y nosotros debemos ayudar a que el animal se sienta cómodo desde el primer momento, siendo firmes pero siempre desde el cariño.
Perro jugando en casa con su dueña
Perro jugando en casa con su dueña SVETLANA DAMJANAC / istock
  • La socialización es muy importante, una vez que ya puede salir a la calle tras la administración de las vacunas correspondientes, los paseos deben ser el momento de juntarse con sus congéneres y así aprender con ellos.
  • Cada perro tiene su personalidad y eso hay que tenerlo claro y respetarlo, así su educación será más sencilla y su adaptación más rápida.

Fuente: lavanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.