Fundación Vidanimal

01 septiembre 2022

No hay comentarios

Casa Noticias

Casi un 90% de los veterinarios han visto maltrato animal a lo largo de su carrera

Casi un 90% de los veterinarios han visto maltrato animal a lo largo de su carrera

Casi un 90% de los veterinarios han visto maltrato animal a lo largo de su carrera

Los veterinarios desempeñan un papel clave en la identificación y el tratamiento del maltrato animal. De hecho, prácticamente todos los veterinarios se encontrarán con algún caso de maltrato animal, pero su grado de exposición sigue sin estar claro.

Por ello, un grupo de investigadores de la Universidad de Edimburgo ha llevado a cabo un estudio con el objetivo de examinar las experiencias de los veterinarios en el tratamiento de casos de lesiones no accidentales y otras formas de maltrato animal, pero también evaluar sus necesidades de apoyo y las barreras para informar de los casos.

Para ello, llevaron a cabo un cuestionario en línea, que fue completado por 215 veterinarios. La encuesta incluyó elementos sobre datos demográficos y experiencia veterinaria, experiencia de lesiones no accidentales durante los últimos 12 meses, estudios de casos, percepciones de los roles de los veterinarios en la identificación y notificación de casos y barreras para la notificación.

Durante toda su carrera, solo el 12,6% nunca había tenido que tratar algún caso de maltrato, lo que significa que el 87,4% sí que lo había hecho. Un 40% afirmó haber presenciado de uno a cinco casos de maltrato, y más de la mitad de la muestra había experimentado más de seis casos.

Un 53% reportó haber visto maltrato animal en los últimos 12 meses y un 9% informó de casos sospechosos. Esto no varió en términos de edad, sexo o número de años de práctica de los veterinarios.

Los animales más comúnmente afectados fueron perros, gatos y conejos, y las formas de maltrato más comunes fueron el abandono de sus cuidados y el maltrato físico. Así, la negligencia en su cuidado fue la más común, seguida de disparos, hematomas y fracturas.

El tipo de maltrato más comúnmente denunciado fue el resultante del maltrato físico, seguido de negligencias. “Puede ser que los veterinarios hayan optado por denunciar los casos de maltrato físico porque son los casos que les resultaban especialmente notables y angustiosos”, apuntan los autores.

De los 363 casos de maltrato recopilados en el estudio, los veterinarios informaron de la muerte de 50 animales y 86 animales fueron sacrificados debido a la gravedad de las lesiones. Las razones principales por las que los veterinarios sospecharan maltrato fueron la naturaleza de las lesiones, la información de testigos o historias inconsistentes.

El perpetrador más comúnmente sospechoso fue un hombre adulto, pero en 10 casos fue un niño/adolescente. En cuanto a la notificación, no se notificaron 98 casos, y en la mayoría se informó al director del centro veterinario o a una entidad de protección animal.

“Dado que el maltrato animal suele estar relacionado con otras formas de maltrato y violencia doméstica, existe la necesidad de una colaboración interinstitucional entre los profesionales de la medicina animal y humana, técnicos de emergencias y funcionarios que podrían trabajar juntos para proporcionar la intervención y el apoyo necesarios para los animales y las personas involucradas en el maltrato”, defienden los autores.

LOS VETERINARIOS TIENEN EL DEBER MORAL DE ATENDER EL MALTRATO ANIMAL

En el estudio hubo un alto nivel de acuerdo en que los veterinarios tienen un deber moral en relación con el maltrato, pero solo unos pocos señalaron que las facultades de Veterinaria brindan suficiente capacitación sobre la identificación y prevención del maltrato animal

“Aunque los veterinarios apoyan la intervención activa en casos de maltrato, muchos sienten que carecen de la formación necesaria para actuar. Los veterinarios pueden evitar involucrarse o pueden intervenir de manera ineficaz sin la capacitación adecuada”, apuntan los investigadores.

Los resultados sugieren que los temores legales son la barrera percibida con mayor frecuencia para informar, con más de la mitad de los encuestados. La falta de recursos y conocimientos también se respaldó comúnmente como un factor general, mientras que el temor de que la denuncia pueda comprometer la seguridad del cliente también se respaldó mucho, con el 62% de los encuestados.

En conclusión, el estudio señala que la experiencia de los veterinarios con el maltrato animal es común, los perros son los más afectados y la negligencia y el maltrato físico son los más comunes.

“Si bien el sentido del deber moral de intervenir en casos de maltrato es alto, la confianza varía y las barreras percibidas para denunciar afectan si se denuncian. El tratamiento de traumas por el maltrato está relacionado con el trauma secundario y el estrés laboral, y los veterinarios que experimentaron niveles muy altos de casos de maltrato mostraron cierta evidencia de fatiga por compasión en este estudio”, destacan.

Por todo ello, los autores afirman que sigue existiendo la necesidad de formación en medicina forense veterinaria para mejorar la confianza y más apoyo para que los veterinarios eviten la fatiga por compasión cuando tratan el maltrato animal.

Fuente: animalshealth.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.