Fundación Vidanimal

01 septiembre 2022

No hay comentarios

Casa Noticias

Bancos de Desarrollo usan dinero público para financiar crueles e insostenibles granjas industriales

Bancos de Desarrollo usan dinero público para financiar crueles e insostenibles granjas industriales

Bancos de Desarrollo usan dinero público para financiar crueles e insostenibles granjas industriales

Financiando las destructivas granjas industriales 

El nuevo reporte titulado Reducir la brecha financiera es una comparativa de las políticas de ganadería sostenible con la financiación de proyectos en 2021 por parte de doce bancos multilaterales de desarrollo y recomendaciones para un progreso sostenible en 2030.

Resumen hallazgos principales del reporte

En el caso de América Latina, el reporte detalla que el BID Invest, que es miembro del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID), aprobó una línea de crédito a Norson, una empresa de México, por valor de 30 millones de dólares estadounidenses. El préstamo apoyará «el diseño, la construcción, el funcionamiento y el mantenimiento de las instalaciones de las explotaciones porcinas». Aunque los documentos del proyecto no especifican el tipo de explotaciones porcinas, existen pruebas de que la reciente expansión de la empresa en la misma región incluye la construcción de lo que probablemente sean explotaciones industriales. 

En su sitio web, el BID Invest menciona que “es la Institución del sector privado del grupo BID. Como Banco Multilateral de Desarrollo financiamos empresas para promover el desarrollo económico, social y ambiental de los países de Latinoamérica y el Caribe”.  

El 50% de los bancos analizados aprobaron, firmaron, divulgaron o financiaron un nuevo proyecto en 2021 que probablemente apoyó la producción intensiva, en el que se incluye la producción, el procesado, la fabricación, la venta minorista, la producción de pienso y los intermediarios financieros. Ninguno de los bancos analizados cuenta con una política que excluya la producción intensiva. 

En cuanto al bienestar animal, el 80% de los bancos que publicaron informes ambientales y sociales apoyaron al menos un nuevo proyecto de ganadería en 2021 sin incluir el bienestar animal en la revisión o en el plan medioambiental y social. 

Jennifer Black, Gerente de campaña Finanzas justas de World Animal Protection dice:  

“La producción intensiva por sí sola podría descarrilar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sin mencionar el Acuerdo de París. Los ODS no se desarrollaron como una especie de insignia de honor para exhibir en los informes de la empresa: el futuro de nuestro planeta, tal como lo conocemos, depende de su éxito. 

“No solo es contraproducente que los bancos estén invirtiendo en granjas industriales, es indignante. Los bancos de desarrollo deben tomarse en serio sus compromisos en lugar de dejar que suenen vacíos y se burlen del sistema. Ya es hora de que pongan su dinero donde está su discurso para eliminar esta industria cruel e insostenible de una vez por todas. 

“La producción intensiva destruye hábitats, desplaza la vida silvestre y es, por naturaleza, el más cruel de los negocios: inflige miseria en la vida de miles de millones de animales. En cambio, los bancos deberían apoyar sistemas alimentarios humanos y sostenibles que realmente ayuden a progresar en los ODS”. 

Los objetivos de desarrollo sostenible son socavados

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible fueron establecidos por las Naciones Unidas (ONU) como una visión compartida para eliminar la pobreza, luchar contra la desigualdad y abordar el cambio climático para 2030. 

Pero, a medida que se acerca la mitad del camino, el progreso se ha visto obstaculizado por el hecho de que los signatarios aún están invirtiendo en proyectos como los sistemas de producción intensiva, conocidos como granjas industriales, que ponen en peligro peligrosamente todos los ODS. Al hacer esto, también están financiando la mayor causa de crueldad animal en el planeta, causando sufrimiento a más de 50 mil millones de animales cada año. 

Los impactos negativos de las granjas industriales incluyen, pero no se limitan a: 

  • Mayores niveles de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI); 
  • Gran deforestación; 
  • Uso excesivo de antibióticos; 
  • Condiciones pobres de trabajo; 
  • Contaminación y uso excesivo del agua, la tierra y el aire; 
  • Aumento de los costos de los granos para la alimentación humana; 
  • Pérdida de biodiversidad; 
  • Proliferación de enfermedades zoonóticas; 
  • Disminuyen las oportunidades para las mujeres, la agricultura familiar, los pequeños propietarios y las pequeñas empresas; 
  • Consumo masivo de energía a través de refrigeración y transporte; y 
  • Acceso a alimentos baratos y poco saludables, contribuyendo al consumo irresponsable. 

Granjas industriales: crueles e insostenibles

Los problemas mencionados anteriormente van de la mano con el hecho de que las granjas industriales tratan a los animales como engranajes de una máquina. Esta crueldad con fines de lucro causa sufrimiento a aproximadamente seis millones de animales terrestres cada hora en todo el mundo. 

Dentro de los duros confines de la producción intensiva, los animales son dolorosamente mutilados y encerrados en jaulas, corrales y cobertizos estrechos y vacíos. Es imposible para ellos cumplir con sus instintos programados para alimentarse o posarse, construir nidos e interactuar entre ellos con comodidad. No hay excusa para usar dinero público para expandir un sistema que causa tanto daño. Los bancos de desarrollo deben dejar de financiar las granjas industriales.     

Estas inversiones en producción intensiva también contradicen las políticas recientes y las declaraciones públicas realizadas por los bancos, que afirman que están a favor de la agricultura sostenible o se oponen a la agricultura industrial. 

Lo que es más sorprendente es que, si bien las granjas industriales obstaculizan los ODS, existen sistemas sostenibles alternativos que en realidad podrían ayudar positivamente a los objetivos de los ODS, que no se están utilizando. Los bancos tampoco muestran liderazgo, con aproximadamente ocho de cada 10 bancos que solo requieren los estándares legales locales de bienestar animal para los proyectos que financian, en lugar de exigir un mayor bienestar animal. 

La producción intensiva se considera ampliamente un sistema alimentario insostenible, ya que es responsable de altos niveles de emisiones de GEI. De manera alarmante, en la trayectoria actual, podría incluso consumir casi la mitad (49 %) del presupuesto de gases de efecto invernadero permitido según los objetivos de 2 °C y 1,5 °C establecidos por el Acuerdo de París, para 2030. El informe advierte que la inacción en el sector agrícola requeriría reducciones sustanciales de GEI, mucho más allá de lo planificado o realista, de otros sectores para cumplir con los objetivos actuales.   

Esta última investigación también tiene como telón de fondo los hallazgos que muestran que al menos 4.5 mil millones de dólares estadounidenses han sido invertidos en granjas industriales por el Banco Asiático de Desarrollo (ADB), el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), el Banco Europeo de Inversiones (EIB), el Inter- American Bank (Grupo BID) y Grupo del Banco Mundial en los últimos 10 años. 

El cambio es necesario 

World Animal Protection está pidiendo a los bancos de desarrollo que corrijan este error. En concreto: 

  • Mejorar las políticas de producción sostenible: cortar rápidamente los lazos con los proyectos de granjas industriales para que para 2030, sólo apoyen proyectos de producción sostenible; y aumentar su apoyo a las proteínas de origen vegetal en relación con las de origen animal, que estas últimas tienden a ser más intensivas en recursos. 
  • Incluir estándares de bienestar animal en las revisiones ambientales y de sustentabilidad completas: Evaluar el bienestar animal para cualquier proyecto propuesto que pueda involucrar ganado y garantizar que los destinatarios de los fondos cumplan con los estándares específicos, basándose en pautas de mejores prácticas predefinidas. 
  • Aumentar la divulgación de proyectos: Publicar detalles específicos sobre proyectos mucho antes de que se voten o aprueben, lo que permite a la sociedad civil y las comunidades locales comprender la naturaleza de la producción y los posibles impactos ambientales y sociales. 

Tú puedes tomar acción 

Firma ahora promesa de apoyo para pedir a a la Corporación Financiera Internacional (IFC) que termine la nueva financiación de la producción intensiva para 2023 y aumente la proporción de financiación que apoya la producción sostenible de proteínas de origen vegetal.

La IFC ha inyectado al menos $1.8 mil millones de dólares en proyectos de producción intensiva en todo el mundo. Esto incluye préstamos en Vietnam, China, Brasil, Ecuador y Uganda, por nombrar solo algunos.

Fuente: worldanimalprotection.cr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.