Fundación Vidanimal

14 junio 2021

No hay comentarios

Casa Noticias

$ 24.123.026 de nuestros impuestos para la creación de un “Guantánamo” animal en Gral. Pico.

$ 24.123.026 de nuestros impuestos para la creación de un “Guantánamo” animal en Gral. Pico.

Lamentablemente nos toca dar la noticia más triste: se ha decidido iniciar el proyecto para la construcción del “mega refugio” canino de General Pico.

Fueron incontables los intentos de acercamiento a dirigentes que apostaban por este tortuoso plan de sustracción y encierro de caninos encontrados en situación de calle. Desafortunadamente nuestras espaldas no son tan grandes, allí sólo se apoyan los derechos de los animales y nuestra voz fue callada. Nunca apoyaremos un plan de construcción de refugios. El único refugio bueno es el que está cerrado.

Muchas localidades de nuestra provincia tienen refugios abiertos desde hace 30 o 40 años, lo que significa que la población generacional canina se renovó por lo menos tres veces sin que los encierros hayan servido en algo para contrarrestar la problemática de la sobrepoblación animal. Al contrario, estuvieron llenos de víctimas que pasan su vida atados o en un espacio de 2 x 2.

Lo que sí ha conseguido resultados positivos, (avalado por expertos nacionales y por municipios que aplican exitosamente otras estrategias para una correcta gestión de la salud zoonótica y humana), son las campañas de castraciones masivas, tempranas, gratuitas, extendidas, sistemáticas y abarcativas; pero una y otra vez, las direcciones de zoonosis de los municipios se han mostrado inadecuadas en alcanzar los estándares que permiten controlar el problema e ignorantes de cuántos refugios existen en la Argentina, cuántos en nuestra provincia y cuál ha sido el resultado de la instalación de estos lugares, símbolos de un sistema que no funcionó nunca, y desaconsejado en la actualidad en todo el mundo.

Y hoy nos vuelven a golpear con esta idea de “mega refugio” en Pico, que nos cuesta a los contribuyentes de la provincia 24.123.026 pesos. Nos rompe la cabeza pensar qué se podría hacer con ese dinero si fuera bien invertido para alcanzar el equilibrio poblacional, (que significa simplemente que haya tantos animales como familias que puedan adoptarlos), a través de reales y efectivas políticas públicas como son las campañas de castración.

En vez de ello se construye una nueva reclusión, otro encierro más, y otra vez la misma historia.

A la gente le pedimos que exijan a sus representantes que no dilapiden los fondos públicos en acciones que según está largamente demostrado no conducen a ningún resultado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *